lunes, 17 de noviembre de 2014

BTT: Ruta del carrilet

¡Buenas a tod@s!,

Este domingo, Enric y yo nos fuimos hasta Anglès para hacer la ruta del carrilet. Es una ruta que ya colgué en su momento pero que me apetecía volver a hacer y volver a colgar con nuevas fotografías y sensaciones acerca de una ruta que deberíamos hacer todos alguna vez.

La ruta o via verda, nace en Girona y a través del camino de la antigua vía de tren, une Girona y Olot. Son unos 56km si se sale desde Girona pero tal y como me recomendaron en 2009, es mejor salir de Anglès para evitarse el primer trozo, bastante aburrido por Girona (urbano) y luego por al lado de la carretera.

Desde Anglès hay unos 39,80km hasta Olot, así que más o menos salen casi 80km.

Pese a que la ruta no pinta excesivamente complicada, que nadie se engañe ni un ápice. Es una ruta dura para las piernas, para la mente y para el culo. Es así como la ve la gente con la que la he hecho estas tres veces y también como la veo yo.

La pista esta muy compacta, es de fácil rodar, y el desnivel es constante hasta Olot. Bueno, podemos decir que el desnivel global no es mucho, si lo repartimos en los 80km, pero sí que no es todo "casi llano". Ahora explico.

Salimos de Anglés y recorrimos los primeros metros encontrándonos la primera antigua estación de tren (reconvertida en punt d'informació). Seguimos y solo salir del pueblo y atravesar varios prados nos empezó a azotar un viento de cara muy fuerte... tanto que pensé que si seguía así, yo me daba media vuelta y me largaba para casa, tal cual. 

Empezando la ruta en Anglès
Pasados estos prados llegamos hasta la Cellera del Ter, la cual pasamos y seguimos hasta la entrada del pantà de Pasteral. Ahí se encuentra otra estación (reconvertida en Escola d'art), que seguramente utilizarían los trabajadores de la presa.

Primeros compases de la ruta

Estación de tren reconvertida en Escola d'art tocando la presa del Pasteral
Justo ahí desaparece el carrilet y nos guiaron por la antigua carretera para evitarnos pisar la carretera que va hasta Olot y que esta transitada.

Pequeña bajadita por debajo del puente y luego una subida. Una vez pasado este trozo nos obligaron a cruzar la carretera y vino una subida bastante fuerte, aunque no muy larga. Pero aquí ya se empieza a ver que la ruta del Carrilet no es tan fácil como parecía.

Pasado este trozo llegamos otra vez a la carretera, aunque esta vez ya nos volvieron a desviar para entrar, esta vez sí, a la pista del carrilet, que nos llevó hasta Amer, la siguiente estación (reconvertida en punt d'informació i espai jove)

Enric posando en Amer

Probablemente esta sea la más grande del recorrido y también la más bonita, porque vamos por la "vía" y llegamos hasta la estación con andén y todo. Aquí es un punto de información.

En este punto hay que aprovechar, abrir los ojos y mirar un poco el entorno. Justo pasada la estación están los bomberos, que es un edificio, que se ve perfectamente, que pertenecía a las antiguas cocheras de tren. Esta en forma muy alargada y que podéis ver en la imagen inferior.


Un poco a las afueras de esta zona veremos perfectamente una pequeña cochera para cuatro o cinco trenes y en forma un poco de semicírculo.

Bien, después de Amer tuvimos ya un serio tramo muy largo y con el típico desnivel de 1,5% aproximadamente que iba marcando una velocidad de 15/17 por hora todo el rato. Este trozo es bastante largo y pasa por varios puentes de madera muy bonitos y por algunos desfiladeros hechos a pico y pala por donde es un placer pasar.

Esta zona es eternamente larga
El camino se tornó muy lúgubre ya que no había apenas sitios por donde se colara el sol, además el viento, que aunque había ido a menos, seguía estando presente y era bastante frío.

Pequeña parada
Después de un buen rato llegamos a les Planes d'Hòstoles, donde el carrilet hacía un cambio de lado y cruzaba la carretera d'Olot. Allí también había una antigua estación, aunque no supe ver en qué estaba reconvertida ahora.


Íbamos muy bien de fuerzas y también íbamos a una buena media para que la ruta no se hiciera eterna. Así que pudimos parar por placer a hacer fotos en varios sitios. 

Antigua cochera reconvertida en ¿?
Más arriba llegamos a Sant Feliu de Pallerols. Un bonito pueblo que cruzamos por el centro, por donde lo hacía el antiguo tren. Hubiese sido bonito verlo en funcionamiento en su momento, atravesaba paisajes increíbles.



Justo a la salida del pueblo había otra estación de tren, esta reconvertida en bar. Algo más sencilla y humilde y con no mucha pinta de estación. A destacar, que en cada una de ellas, se encuentra una placa del Instituto Geográfico Nacional con la altura referenciada a nivel del mar. Las mismas placas que se ven en cualquier estación operativa de tren. Pertenecen al estado, y por ende al IGN, y tienen la misma importancia que un vértice geodésico, del que tanto habéis oído hablar si me conocéis... hehe.

Una de las fotos fue justo salir de esta estación y a mano izquierda. La anterior vez ya paré porque es un sitio muy bonito, y más en otoño.



Después de la foto seguimos y pasamos por debajo de la carretera por un túnel donde no se ve un carajo. A la vuelta es muy divertido hacerlo porque se va bastante rápido y justo entrar te quedas sin visión de lo oscuro que esta. 

Al salir del túnel nos encontramos con una estampa otoñal preciosa, así que recomiendo que si lo hacéis, lo hagáis en otoño y con un día de sol (las dos anteriores veces, lo hice nublado y con pequeñas llúvias y se hizo soporífero).

Después de varios kilómetros llegamos a un punto donde había dos opciones. Una, seguir el itinerario recomendado, y la otra ir por carretera y entrar en un túnel. Nosotros, obviamente, seguimos el itinerario recomendado e hicimos una fuerte subida que nos llevaría al punto más alto de la ruta,



No es nada larga.

Una vez arriba queda un descenso tranquilo por una pista asfaltada (aunque muy deteriorada) que nos llevó hasta Sant Esteve d'en Bas. Ojito porque después de la pista esta de bajada nos metimos en un sendero donde se podia bajar muy fuerte y que acaba en una curva en herradura brutal. La primera vez casi salgo volando.

Amics del Ferrocarril

Estación reconvertida en guardería

Cruzamos Sant Esteve y vamos camino de Les Preses. Aquí hicimos parte por el lateral de la carretera pero por un pequeño sendero.



Después de Les Preses ya quedaba toda una pista muy concurrida y que acababa llegando a Olot a través de un par de túneles y por una zona angosta preciosa. Hay que destacar toda la zona volcánica donde nos encontramos y que el carrilet se encarga de explotar.

Túnel llegando a Olot
En Olot entramos en un precioso parque que amarilleaba de una manera espectacular por todas las hojas caídas de otoño. Es una zona muy guapa para hacer fotos...

Precioso parque con diferentes niveles
Así que pisando hojarasca salimos del parque y fuimos camino a la estación de tren, que esta un poco olvidada y que marcaba la mitad de la ruta. Estábamos a 440 msnm.

Llegada a Olot
Las fuerzas estaban bien, así que comimos algo, entramos en calor con el solecito que hacía y sin esperarnos demasiado cogimos el camino de vuelta. Que, básicamente, es el mismo :-D

Aquí es donde la mente nos puede jugar una mala pasada. Desde Olot hasta Anglés NO es todo bajada. Hay que subir hasta los 600 durante unos 10km. Y es ahí donde nos podemos llevar un chasco.

Justo salir de Olot el viento volvía a soplar (¿por qué siempre da de cara?). Y pusimos una velocidad reducida porque era casi un suplicio rodar. Un horror.

Después de salir de esta zona tan abierta empezamos a ganar metros de altura hasta llegar a la "cima" de la ruta. A partir de ahí, sí que se puede considerar que casi todo es bajada. Muy suave, eso sí, pero en lugar de ir a 15/17 podemos ir más rápido. Nosotros íbamos a plato y a unos 28/33 km/h.

El viento iba dando de cara, de lateral, luego de espalda... variaba mucho, pero no era lo suficientemente fuerte para agobiar, así que seguíamos a buen ritmo. Bajando nos dimos cuenta de todo el camino que habíamos hecho de subida.

El culo empezó a dar señales de fatiga, y es que llevábamos 3h y algo sentados... y ese es el problema. Que la ruta no requiere de ponerse de pie en ningún momento, ni por trialera, ni por subida, así que es todo el rato el culo machacado.

Quizá por esa sensación de que vas más rápido piensas que esto ya esta, pero no. La bajada se nos hizo bastante larga, todo y que durara 1h menos que la subida.

Al final tardamos 4:49h y para que os hagáis una idea, a la ida nos salieron 14km/h de media, y la vuelta a 18km/h. Y es que la vuelta, como podéis ver, no es tan bajada como pueda parecer, y aparte de la subida esta el cansancio y el posible viento (que en nuestro caso nos encontramos). A partir del km 60, y del 60 al 70 marcamos una media de 26km/h en esos diez km, para luego bajar a 18km/h en los últimos 15km. Es decir, que hasta los 60km es todo, bastante subida. 

Llegamos al coche pidiendo la hora. Yo tenía las piernas tiesas e iba con hambre, pero vaya, que la acabamos con honor.

En resumen. Es una ruta muy diferente a lo que solemos hacer, y ahí es donde estaba la gracia. Tiene una dureza muy diferente ya que es muy rodadora, pero es una ruta que hay que hacer sí o sí, al menos, una vez.