martes, 14 de agosto de 2012

BTT: Bellver - Malniu - Ger

¡Buenas a tod@s!,

Segunda crónica de nuestra segunda aventura por la Cerdanya.

Esta vez Enric y un servidor repetíamos aventura y no se apuntaba nadie más. Otra vez a cargar los bártulos, a despertarse temprano y a hacer los 130km que nos separaban de nuestro campo base, el camping de Bellver. Una vez llegados al camping descargamos, montamos y salimos una media hora antes que la semana anterior.

El día volvía a pintar igual, soleado y perfecto, eso sí, en eltiempo.es apuntaban que podía haber cuatro gotas sobre las 14h, pero no se veía ninguna nube.

Salimos del camping en dirección Bellver y después de recorrer algo más de un kilómetro por la peligrosa carretera nos desviamos hacia Cortás y Éller. De hecho, a Meranges se puede subir por una pista asfaltada muy buena, pero la gracia era ir por otro lado.

Desvío hacia los dos pueblos que teníamos que pasar antes de Meranges

Yo recordaba mis subidas a Meranges de pequeño por Cortás y Éller pero vi que ahora la pista ya no era pista sino que era asfalto.

Así que fuimos subiendo los primeros metros de ascensión por un asfalto en perfecto estado hasta llegar a la “deixalleria”.

Un servidor con el Cadí detrás


Esta parte resultó ser durilla nada más empezar y con las piernas aun frías. Cortas no tardó en aparecer pero el asfalto seguía presente.

Enric señalando la lejana montaña que teníamos que subir

Seguimos subiendo por esta agradecida carretera y llegamos a Eller, en el cual han hecho una pequeña variante para evitar entrar por el pueblo.

Un servidor por la pista asfaltada


Justo después de Eller el asfalto terminaba y la pista que yo recordaba aparecía. Polvo y piedras pero ya se olía algo más de BTT.


Si perecíamos, teníamos asignado uno por cabeza

Cortàs a la vista

Pasado Éller ya había pista forestal

 
Vista panorámica con nombres para situar las zonas

Un par de repechos fuertes dieron paso a una zona más llana para dar a una bajada hasta los pies de Meranges. Cruzamos el puente y le dije a Enric que ahora venía una mini tachuela.

Cruzando el pequeño río de Meranges antes de la subida al pueblo


La subida a Meranges es corta pero es un rampón importante. Recuerdo cuando éramos pequeños cómo se nos atragantaba esa subida, siempre teníamos que guardar fuerzas para encarar ese trozo final.

Esta vez la ruta era más soleada, menos árboles con los que encontrar sombra y un paisaje más árido en esta primera parte.

Sudábamos bastante más. En Meranges paramos a repostar y comimos algo. Yo comí medio bocata que me había traído y algo de fruta.

Mi Cannondale

Enric en un descanso en Meranges
Cartel del museu con nido de abejas dentro de l'esclop incorporado


Subida a la burra y llegada a Girul donde había un pequeño mapa en el que medimos metros de altitud, para llegar al refugi de Malniu aun quedaba un buen trozo. Según el mapa Meranges esta a 1525 metros y el refugi de Malniu a unos 2100 con lo que la ascensión era aun durilla.

Un servidor consultando el mapa en Girul



Ya habíamos subido más de 500 hasta Meranges. El camino no tenía pérdida y es que se ve perfectamente todo el camino durante toda la ruta. Aun así siempre va bien llevarse el GPS para ver cuántos km llevamos y las horas que llevamos a las espaldas.

Enric enfilando hacia Malniu


Después de unos repechos importantes después de Girul llegamos a una curva en els Planells con desvío incluido. Cogimos la carretera dels Estanys que nos fue subiendo con dureza metro a metro.

Aquí vemos la carretera que íbamos subiendo

Alli abajo, que ni se ve, nuestro punto de salida.


El asfalto seguía presente y yo estaba un poco decepcionado, pensaba que habría más pista de tierra… Aunque después de completar toda la ruta creo que el asfalto, subiendo, nos ayudó mucho a paliar un poco de esfuerzo en subida, total, la parte importante de la ruta es de tierra ☺ La pista parecía no acabar nunca y nosotros empezábamos a notar ya demasiado calor, esta ruta se hacía mucho más dura subiendo que la del Moixeró.

Veíamos el cruce hacia el refugi ya cerca pero no llegaba. Paramos a refrescarnos en una pequeña fuente y observamos el paisaje que había subiendo, un auténtico espectáculo, merece la pena sufrir para ver todo esto.

Enric poco a poco buscando el cruce que nos llevaría al refu

Vista subiendo
Entonces fue cuando el asfalto se terminó y quedó una bonita pista forestal que nos llevó, algo más llanamente, hasta el cruce que teníamos que tomar para el refugi.

Pequeño parón para refrescarnos

Las vistas subiendo son brutales


Por cierto, en esta ruta nos cruzamos a varios coches que subían a Malniu, todos, menos uno, nos respetaron al 100% frenando y reduciendo velocidad, el otro nos llenó de polvo y nos pasó mal, obviamente se lo recriminamos al llegar al refugi.

Desde el cruce hasta el refugi había unos dos kilómetros pero con la panzada de ascensión que llevábamos en las piernas se nos hizo eterno. Enric se puso en cabeza y yo le seguía la rueda hasta que me entró una avispa en el casco, paré, me la quité y seguimos…

Pista hasta el refugi de Malniu


No logré alcanzar a Enric y me situé a un ritmo prudente y es que aun no habíamos hecho el techo de la ruta, aun quedaba subir más después del refugio. Al llegar a Malniu me di cuenta de que este es el refugio que sale en el anuncio de Kilian Jornet, y es que su padre es el guarda del refugio.

Panorámica de Malniu

Con el esfuerzo, el calor, y las ganas de refrescarnos, estuvimos un buen rato ahí pero luego bajando me di cuenta de que no habíamos visto el Estany sec que hay al lado del refugi. Tela…

Un servidor y Enric

Un servidor

Que no se diga que no subimos

Sendero hacia el Estany de Malniu

Después de descansar un poco, de comer y de fotos varias tomamos la bajada hasta el cruce. Pista forestal muy rápida y con vistas espectaculares. Llegamos al cruce y ahí empezó mi pequeño calvario, no por falta de fuerzas, que aunque iban justas las supe controlar, sino porque se me hicieron eternos los últimos kilómetros antes de llegar al punto más alto.

Enric en la última parte de la subida para buscar los 2200m


Una pista forestal muy bonita y muy pelada de árboles que me hizo poner el modo paciencia e ir subiendo a lo diésel. Después de sufrir un poco llegamos al punto máximo, unos 2200 metros de altitud justo donde hay el desvío para ir andando por el bosc de Tarterés hasta el estany de Malniu.

Un servidor sufriendo en la última subida


Enric y yo nos dimos la mano en señal de triunfo y acto seguido empezamos a notar que empezaba la bajada.

Los primeros cuatro kilómetros fueron impresionantes, una pista de tierra muy dura y con piedras grandes bien enganchadas a la pista hicieron que nuestros cuerpos retemblaran de mala manera.

Los parones, habituales. Muchas fotos que hacer.


Enric con su doble y yo con mi rígida con baja presión en los neumáticos, hacíamos lo que podíamos hasta que decidimos parar cuando llevábamos cuatro kilómetros porque nos vibraba todo el cuerpo cosa mala, de hecho jamás me habían dolido las manos bajando hasta ese día.

Un poco más abajo había un desvío justo en un pequeño refugio y saludamos a unos cuantos caballos y unas cuantas vacas.

Ahora ya se veía perfectamente el camino que tomaríamos de bajada… y lo cierto es que parecía brutal. La bajada empezó y no defraudó, una pista forestal estrechita llena de gravilla y de piedras en la que soltar el freno te hacía coger una velocidad endiablada.

Enric en el brutal descenso.


Si levantaba la vista tenía una perspectiva impresionante de toda la Cerdanya y si me concentraba bajando tenía una pista impresionante a mis pies. Motivándome empecé a bajar más rápido y hasta buscando algún que otro salto hasta que llegando a una curva noté que algo iba mal.

Mirada rápida a la rueda trasera y reventón. Todos sabemos lo desagradable que es pinchar, pero pinchar y que encima las bombas sean una mierda, ya es lo más… Mi bomba se quedo enganchada y no funcionaba y la de Enric hinchaba mal y poco.

Hinchamos cuanto pudimos y retomamos el camino pero vi que la rueda trasera seguía blanda. Otra vez parada y esta vez a la sombra estuvimos otro rato hinchando. Al final conseguí una presión buena y empezamos ya la segunda parte de la bajada, justo pasar un depósito de agua. Esta fue brutal.

En el Google Earth ya vi que era una bajada en tumba abierta hasta Ger pero no me imaginé que fuera tan bestia. Se bajaba recto un buen trozo por una pista de piedras y arenosa en las que pasé de los 60km/h.

En ella encontramos varias paellas casi imposibles, un desnivel pronunciado, un cortado y un suelo que no ayudaba a traccionar. Impresionante como disfruté en esta zona. La parte final otra vez muy recta y rápida…

Al final un par de chicanes impresionantes y entramos en el pueblo de Ger. Callejeamos y salimos a la carretera. En lugar de volver por ella quise evitar un trozo y nos metimos por la pista que va cerca del río Segre.

Años atrás había una cimentera abierta, por la cual podíamos seguir la pista e ir mucho más cerca del Segre pero ahora estaba vallada, así que por la pista esta (muy bonita) llegamos a la carretera e hicimos los últimos metros a plato por ella.

Estaba lloviendo un poco pero ya daba igual, el reto lo habíamos conseguido. Eso sí, esta vez sin pico que escalar a pata ni bolsa con cámara réflex detrás.

Entre el pinchazo y la subida eterna (en total casi 27km subiendo sin parar) llegamos a la misma hora que la semana anterior, con lo que decidimos hacer la misma jugada, ducharnos rápido e irnos al Talló al hostal de Cal Rei de Talló a ver si nos daban de comida.

Curiosamente se acordaban de nosotros y sí, volvieron a abrirnos la cocina y volvimos a comer de rechupete. Así da gusto…

El resultado? Pues 50km con 1650m (y 6 litros de agua). Puede parecer mucho o poco, no lo sé, lo que sí sé es que la ruta es muy dura, quizá si se hace con menos calor puede ser más llevadera pero aun así la altura se nota y el subir durante 27km sin ningún descanso también.

Para mi, una ruta “difícil” pero que recompensa por todo, no todos los días uno tiene el placer de disfrutar de la Cerdanya de este modo.


No quería acabar el post sin envíar un abrazo a Ger (y toda la zona) y un saludo efusivo a todos los que trabajaron la semana pasada para extinguir el incendio que se hizo en la zona que bajamos hasta Ger, un lamentable suceso. 


 Video disponible en HD en YouTube

Si queréis descargaros el track pinchad en este enlace

2 comentarios:

Moonisun dijo...

si arribo a saber que esteu per aqui dalt i paseu per meranges us convido a una cervesa.

David Fernández dijo...

Llàstima, si ho arribo a saber avisem!