martes, 8 de mayo de 2012

BTT: Maratón de los Monegros 2012 (119km)

Las bicis preparadas para salir hacia Sariñena

¡Buenas a tod@s!,

Este pasado sábado 5 de mayo se celebró en Sariñena la Maratón de los Monegros BTT y, como ya sabéis los que leéis el facebook de bicimontgat, me apunté con dos amigos más, Enric y Kilian.

Todo empezó dos meses antes de la prueba, hablé con Enric, me comentó el tema y decidí apuntarme. Desde entonces, empezamos a salir con la mente puesta en la Monegros, es decir, entrenamientos más largos y desniveles acumulados similares a lo que nos encontraríamos. Por desgracia (aunque creo que por suerte), la orografía de nuestra serralada litoral y serralada marina no tiene nada que ver con los Monegros, aun así buscábamos rutas similares. Mucho rutear y subidas largas y tendidas.

Lo bonito de levantarse temprano es que se puede ver el cielo así
Enric montando las bicis en Montgat
El día anterior a la Monegros vino Enric con su bici y la de Kilian, la idea era hacer un buen lavado y dejarlas listas para la larga y exigente ruta. Las guardé todas para que al día siguiente fuera llegar, cargarlas en el coche de Enric y salir zumbando para Huesca.

Para mi, el sábado empezó a las 6AM. Sonó el despertador del móvil y del reloj a la vez y me levanté para prepararme un buen tupper de pasta y un bocata. Saqué las bicis al rellano y esperé a que vinieran mis dos compañeros de fatigas.

Cargamos las bicis en el Thule que se acopla a la bola del coche de Enric y salimos hacia Sariñena.


El viaje son algo más de 200km pero pasaron bastante rápido. Ya en la autopista, una vez cogido el desvío hacia Lleida empezamos a encontrarnos  coches con bicis. La Monegros empezaba a notarse en el ambiente y eso molaba.

Nos encontramos bastantes ciclistas por la carretera
A unos diez km de Sariñena pasamos por un pueblo con badenes y en el primero de ellos el portabicis rozó el suelo. Mal asunto. Segundo badén y lo mismo... Salimos del pueblo y paramos en una gasolinera para ver qué pasaba y nos encontramos con un verdadero problema. El soporte que va anclado al coche y que, en teoría, tiene que ir casi soldado a la carrocería, había cedido y la bola había descendido, el portabicis estaba a escasos cinco centímetros del suelo.



Primer problema. Pedimos al hombre de la gasolinera una llave pero no iba bien así que tiramos poco a poco hasta Sariñena y nos paramos en un chino para comprar una llave. Las llaves de chichinabo de los chinos no son muy duras y poco pudimos hacer, Kilian apretó fuerte los tornillos y nos pusimos de pié encima de la bola. Esta no cedía así que decidimos olvidarnos del tema y centrarnos en la Monegros.

Eran las once de la mañana y antes de comer fuimos a buscar los dorsales. En nuestro caso la recogida no fue un drama, en menos de veinte minutos teníamos nuestra bolsa y nuestro dorsal pero se que hubo gente que hizo colas de hasta dos horas para recogerlo. Lo que sí que me pareció bastante cutre fue el contenido de la bolsa "regalo". Una camiseta técnica con publicidad de Orbea, un bolígrafo Orbea y una pegatina Orbea... Ah, y un sobrecito de sales tipo isostar, vamos super completa (hhmmm...).


No fuimos a ver ninguno de los stands (bastante pobres) que habían instalado y volvimos al coche para empezar a comer tranquilamente. Sobre la una menos diez acabamos de preparar la bici, nos vestimos de romano y fuimos para la salida. Lo que vimos al pasar por delante de la línea de salida nos dejó alucinados. Una tremenda e increíble cola de ciclistas. Una salvajada.

La salida sobre las 11AM

Ambiente ciclista
Seguimos unas indicaciones que habían en unos carteles y nos dirigimos a la cola de la larga serpiente de colores que formábamos los ciclistas. Llegamos a ella y calculo que tendríamos por delante el 80% de los inscritos. Demasiados, y eso que llegamos media hora antes, pero por lo que he leído había gente que hacía dos horas que esperaba.

Alucinante la de gente que había

Kilian y Enric

Nuestra posición en la cola de salida

El sol picaba muchísimo y el cielo estaba teñido de nubes blancas bien definidas que daban un aspecto muy bonito al día. La gente iba charlando mientras esperábamos la hora de salida y el ambiente iba caldeándose. A las 13:30h dieron el bocinazo de salida y despegó el helicóptero que prometían (no lo vimos en todo lo que quedaba de ruta). Nosotros empezamos a movernos unos 17 minutos después del bocinazo (para que os hagáis una idea de la gente que había).


Enric, Kilian y un servidor

Saliendo a 4 por hora del pueblo

Los primeros metros de la Monegros fueron a una velocidad vertiginosa de 4km/h, pasamos el arco de salida donde en teoría empezaba a contar el chip y fuimos rectos hacia la calle principal del pueblo. El speaker intentaba animar el ambiente, pero la velocidad que llevábamos era tan reducida que no pegaba mucho. La calle principal de Sariñena era ancha pero los organizadores (sabios ellos) nos metieron por una callejuela excesivamente pequeña para salir, que se formó un cuello de botella desesperante. No habíamos circulado ni un km y ya teníamos la primera retención seria... Todos los ciclistas a pié pasando religiosamente por el cuello de botella. Un poco más arriba se abrió la calle y nos montamos en la burra.

Salimos del pueblo y nos introdujeron ya en pista de tierra muy llana donde ya empezamos a poner el plato que tendría más protagonismo durante la ruta, el grande. Íbamos a una velocidad de unos treinta por hora y el polvo que levantábamos los más de 4500 ciclistas que nos inscribimos en la prueba larga (había una media maratón de 66km) era tremendo. Por suerte, mi amigo Enric nos había traído mascarillas de cirujano y nos las pusimos. No fuimos los únicos ya que es vox populi que en la Monegros se come polvo para parar un tren.

Kilian y Enric


Después de pocos minutos empezaron a plantearse los primeros problemas. Las lluvias de los días anteriores habían dejado charcos largos y anchos en una tierra seca que no esta acostumbrada a tragar agua, así que el 99% de los ciclistas querían evitar liarse de mierda a las primeras de cambio así que se formaban cuellos de botella intermitentes en todos estos sitios (que no fueron pocos). Después de pasar por unos campos extensísimos nos encaramos ya hacia la primera subida. Eso sí, antes de llegar al tema habían unas zonas más arenosas donde habían estanques llenos de barro mucho más anchos que los que os comentaba antes. La gente pasaba por donde podía, se hacían vías alternativas y la gente acortaba pista para evitar los lodazales.

Primeros km con mucho tráfico

La primera subida se presento paulatinamente y los tres bicimontgatinos empezamos a subir muy fuertes y a adelantar en masa (también nos adelantaban a nosotros) hasta que llegamos a una subida bastante fuerte, aunque ciclable sin problemas para el 99% de los que salimos en bici, pero donde se había formado otro cuello de botella. Otra vez, bajar de la bici y la marabunta andando con parsimonia hacia arriba. Alguno creía que la podía hacer montado en la bici e iban pidiendo paso, que obviamente no se concedía porque no había espacio y acababan bajando de la bici (como todos) y renegando.

Levantando polvo


Llegamos a la "cima" y todos encima de la bici y a arrearle al plato paellero, otra vez velocidades de 30/35 en llano hasta que llegamos al primer avituallamiento donde me quedé helado al ver la de gente que había. Casi era una lucha el llegar a los pocas carpitas instaladas para recoger un plátano, o un pequeño pastelito de manzana. Paramos tres o cuatro minutos para tirar para adelante e ir buscando nuestro sitio en la carrera pero fuimos bastante ilusos al pensarlo así, había demasiada gente en esta maratón.

Los siguientes km hasta el segundo avituallamiento fueron por pistas anchas y a unas velocidades de vértigo. No había subidas duras pero habían muchos repechos que te hacían bajar la velocidad hasta los 15/17 por hora, que viniendo de los 30/35 te parecían extremadamente lentos. Yo propuse bajar el ritmo porque llevábamos unos 34 km e íbamos a fuego así que busqué mi ritmo y me marqué una rutina para ir controlando. Tengo que decir que psicológicamente el ir adelantando a gente te hacía ir cada vez más rápido y me vi en algún tramo rodando a 40km/h y muy fuerte, cosa que no era buena para acabar con dignidad la carrera así que me mantuve en mis trece y me coloqué a mi ritmo.



Enric y Kilian tiraron para adelante y se mantuvieron a unos 200/400 metros de mi hasta que llegamos al segundo avituallamiento. Otra vez una masificación extraordinaria, aunque esta vez nos organizamos mejor. Uno se quedó con las tres bicis y dos fuimos a recoger comida y bebida. En este segundo ya vi algo con azúcar. Hubiese preferido Isostar o Aquarius pero era Aktiv (de la Radikal y no se si es isotónica o es un simple Trina). Cogí unos bocatas de chorizo que no tenían ni aceite ni "pa amb tomàquet" i que costaron de pasar una salvajada. Un par de plátanos y arreando. Que alguien me corrija pero creo que este segundo avituallamiento estaba colocado en el km 52 en lugar del 66 como se decía en la web.

Kilian de amarillo y un servidor a derecha
A partir de este avituallamiento ya vinieron los 10-15km de subida con poco desnivel pero con alguna que otra zona con piedras que empezaron a hacer mella en todos los que nos encontramos al mismo nivel. No era un desnivel muy grande, de hecho eran unos 250m, pero que "bien colocados" dieron mucha guerra. Con esta lucha nos plantamos en el km 70 y nos plantamos en la zona más alta de la ruta, a unos 520m de altura.

Un servidor disfrutando de la Monegros


La bajada fue por una pista muy ancha pero con un terreno muy suelto y con unas paellas peligrosas donde si te salías te ibas colina abajo. El paisaje en esta zona era muy bonito. Bajamos a lo que daba la bici durante estos 7-10km y llegamos al tercer avituallamiento. Creo que llevábamos unos 75km. En este avituallamiento costó más encontrar algo que beber y nos ofrecieron una bebida de guaraná que llevaba gas. Dudo que sea lo óptimo en medio de un esfuerzo beber algo con gas, pero bueno, no había otra cosa así que llené mi segundo bidón con el líquido horrorosamente dulzón y tiramos millas.


Segundo avituallamiento después de una larga bajada


Lo que vino fue un terreno muy de sube y bajas rompedores en pistas más estrechas que empezaron a hacer mella en las piernas. Kilian tuvo una pequeña crisis provocada por uno de sus cuádriceps así que bajamos el ritmo un pelín para irnos acoplando los tres. El final de estos 20km durillos terminaban en una tachuela en forma de subida corta pero muy empinada que acabó por hacernos sacar el higadillo.

Zonas paisajísticas muy bonitas


Justo arriba Kilian pinchó y aprovechamos para recuperar fuerzas antes de la ligera bajada que nos venía. El día empezaba a cerrarse, hacía menos sol, había menos luz y las nubes estaban ya bastante cabreadas. Miraras por donde miraras veías cortinas de lluvias muy extensas que iban mojando y preparando el desastre final que nos encontraríamos... El final épico empezaba a cocinarse.

La llúvia empezaba a hacer acto de presencia en muchas partes

Las nubes amenazaban dando la cara


Una pista ancha y bien pisada nos llevaría, ya a menos velocidad crucero, hasta el último avituallamiento. Ya habíamos pasado la barrera de los 100km y nos juntamos con los de la media maratón, así acabamos de llenar las pistas.

Un servidor en el último avituallamiento antes de empezar el "festival"


En el avituallamiento, esta vez, paramos y comimos bien y bastante para afrontar los últimos 19km. El día estaba cerrado y caían cuatro gotas. Kilian y Enric se pusieron el chubasquero y yo me puse lo único que traje de manga larga, una térmica. Salimos del avituallamiento y pusimos un ritmo muy interesante que nos llevaría hasta la primera zona donde empezaría el juicio final.

Aquí empezaron a caer las primeras gotas


Fuimos ya más fuertes hasta que vimos una extensa serpiente de colores andando. Llegamos a la cola de la serpiente y empezamos a notar como las botas empezaban a resbalar con el suelo... sí, era barro, el maldito barro. En tan solo cinco minutos nos cayó un aguacero que duró unos 15 minutos donde nos mojó completamente y que acabó de provocar aun más barro en la pista arcillosa. Las ruedas empezaron a acumular barro y los puentes de las horquillas empezaron a saturarse. Cogí un extractor de las ruedas y fui quitando, cual señorita pepis, el barro para no mancharme... qué iluso.

Llúvia y barro. Todos andando hacia lo alto de aquella colina.


Después de unos 15 minutos andando y de los primeros cabreos del público entramos en una pista mejor pisada donde el barro de las ruedas empezó a limpiarse pero donde nos pusimos de salpicaduras hasta el gorro. Pero no, lo peor no había llegado.

Enric y Kilian me sacaron en esta zona un rato ya que yo me paré a quitar todo el barro. Una vez me puse en marcha y aceptando que llegaría empapado a meta, me metí mi último gel y empecé a zumbarle otra vez al plato. Me sentía pletórico, con fuerzas (siempre voy de menos a más) y muy cómodo en la bici. Adelantaba a mucha gente y gracias a que mis amigos bajaron el ritmo y yo que venía fuerte los alcancé, los pasé y se pusieron a mi rueda. Rodábamos extremadamente rápidos por pistas llenas de charcos (aquí si que ya ni me importaba) hasta que llegamos a la auténtica y bestial porqueriza final.

Frenazo en seco para ver un espectáculo dantesco, parecía la redención final, el día D, el camino al infierno... Cientos de ciclistas atrapados en la trampa mortal de unas pistas absolutamente anegadas de barro.

Camino a la redención


Nos metimos en la faena pero era imposible avanzar diez metros sin tener que parar y limpiar el puente de la horquilla. Dependiendo de los neumáticos que uno llevara o de la distancia entre neumático y cuadro o neumático y horquilla, habían algunos que podían andar mejor  (sí, digo andar, porque rodar era imposible). Otros, en cambio se nos agarraba el barro junto con toda la hierba que íbamos pisando y se nos montaban unas plastas que cada poco teníamos que parar y quitarlas. Aquí ya no había extractor o palito que quitara esas plastas, con la mano entera sacando el barro, andando diez metros y parando otra vez para repetir la agradable operación.

Cada 5-10 metros tenía esa plasta en el puente de la horquilla


Lo intentamos por los campos del costado pero era peor... hiciésemos lo que hiciésemos era inútil. Pocos reniegos se escuchaban, no habían fuerzas... eso sí, mirar las caras de la gente era un auténtico drama. Por mi parte intenté no ser extremadamente negativo y aproveché para sacar una foto del desastre en la horquilla para poder recordarlo con una sonrisa. Aun así tardamos más de una hora y cuarto en recorrer esos 3 o 4 km de trampa mortal.

Últimos cientos de metros antes de llegar a la meta

Enric y Kilian llegando


Ni geles, ni barritas ni nada. No había nada más que nos diera energías que pensar que ya llegaba el asfalto. Y llegó. En tan solo cinco minutos llegamos a la recta final donde nos aguardaba, eso sí, un público entregado que aplaudía y gritaba nuestra llegada, la llegada de todos los valientes que habíamos tenido la mala suerte de encontrar ese auténtico problema final. Eran las 21:15 y después de 7:38h llegábamos a la meta de la Monegros.

Izq a der. Un servidor, Enric y Kilian llegando a meta. Caras de dolor!
Después de pasar el subidón de los aplausos fuimos directos (aunque con pocas esperanzas) de encontrar unas duchas para la bici y unas duchas para nosotros donde no tuviésemos que esperar mucho pero claro, fue imposible. Las colas en las mangueras para las bicis eran interminables (¿1000 personas quizás?). Ni tan solo miramos si había aun comida. Nos largamos para el coche y pasamos por delante de la gasolinera del pueblo. La cola para lavar las bicis en las máquinas eran increíbles.

Al final, llenos de barro pero con una sonrisa


Decidimos ni ducharnos, ni comer, ni lavar las bicis, veníamos tan puteados que fuimos directos al coche y ya nos buscaríamos la vida. Pero tuvimos suerte, justo donde aparcamos el coche había una casa y a un buen vecino de Sariñena que estaba mirando el espectáculo, medio en broma medio en serio, Enric le dijo que si tenía una ducha y el hombre nos abrió las puertas de su parking donde tenía un pequeño baño con un plato de ducha y donde nos pudimos sacar, con agua caliente, un poco el barro que teníamos. No nos duchamos pero sí que pudimos quitarnos un poco de encima los quilos de mierda que acarreábamos. Ya le dimos las gracias pero desde aquí que queden repetidas, ¡Gracias!.

Ahora empezaba a llover otra vez y nosotros con el portabicis tocado. Salimos de Sariñena y en el pueblo donde nos había tocado el portabicis por la mañana se volvió a repetir lo mismo. El portabicis rozaba. 40km después de partir de Sariñena encontramos una gasolinera donde había un limpia coches y donde habían otros ciclistas limpiando las suyas. No soy partidario de las karchers en las bicis pero es que era urgente sacar los kg de barro que llevaban. El porta bicis estaba ya casi en el suelo con lo que decidimos llamar a un amigo de Enric y Kilian que había venido con 6 amigos más en una furgoneta de alquiler y que por suerte venían detrás nuestro y se llevaron dos de las tres bicis con lo que pudimos volver a casa sin demasiados problemas.

Finalmente llegamos a casa a las 2 de la mañana después de 450km en coche y 120km en bici, sin cenar ni ducharnos. Eso sí, llegamos con un sentimiento de triunfo increíble. Desde aquí dar las gracias a Enric y Kilian, que a pesar de ser amigos, tuvimos, como no, pequeños roces durante toda la carrera fruto del cansancio, ¡estoy orgulloso de haberla completado con vosotros cracks!

Estado al día siguiente de las botas, gps, bolsita y casco


Os dejo con el vídeo de aproximadamente 16 minutos. Lo he editado para que sea agradable de ver.




Observaciones rápidas sobre esta Monegros 2012:

-La carrera esta masificada y la organización desbordada, creo que se les ha ido de las manos.
-La bolsa de regalo es una broma. 6000 participantes a 35 euros cada uno dan más de 200.000 euros y si le sumamos que tienen el apoyo de Orbea, que ha conseguido cambiar el nombre de Maratón de los Monegros por Orbea Monegros 29er ya ni te cuento.
-Había gente educada pero había gente que no ayudaba a la fluidez de los carriles imaginarios. En las subidas, sino se anda uno se debería colocar a la derecha y dejar la izquierda limpia.
-Vi a varias personas con auriculares escuchando música... y claro, iban por donde les daba la gana y no miraban atrás para ayudar a tu adelantamiento, una falta de respeto.
-La gente de Sariñena sensacional, aplaudiendo a la salida y a la llegada.
-Vi una Cruz Roja, una Protección Civil y una Guardia Civil muy implicada, enhorabuena.
-La organización debería replantearse de 0 esta carrera. Mejorar la calidad de todos los servicios que dieron. Creo que vi que en 2010 eran 1500 participantes. En 2012 éramos 6000 pero las duchas que ofrecieron eran las mismas. Falta, a mi parecer, adaptar los servicios a la gente que les viene.
-Soy de los que piensa que el tramo final de barro podían haber improvisado y meternos por asfalto para terminarla. Que llueva y haya barro es normal en BTT, tanto amateur como en carrera, pero eso no era barro, era una porqueriza. Dudo que en la mayoría de tramos si hubiera llovido se hubiese organizado semejante espectáculo. Eso sí, ayudo a darle un aire épico.
-La idea era hacerla en 6h y poco, el ritmo que llevábamos daba para eso tranquilamente y nos rompió la media el desastre final. Aun así, plantearse una meta de tiempo no estando de los primeros en la salida es un error, hay demasiada gente.
-Me lo pasé bien, sufrí y disfruté a partes iguales.
-Con 6000 personas participando hay 6000 opiniones diferentes, estas son las mías.

14 comentarios:

NORRIS dijo...

Joder, vaya putada....Yo tuve muchisima suerte, ya que la lluvia me pilló a unos 10 kms de meta y pude pasar el barrizal a toda pastilla, 10 minutos mas tarde y me pasa lo que a vosotros.....Enhorabuena, habeis conseguido dos retos en uno, la marathon en si y el barrizal...

David Fernández Ayuso dijo...

Gracias por comentar Norris. Fue una lástima pero es que salimos muy retrasados y teníamos mucha gente delante, demasiados cuellos de botella y demasiadas retenciones, pero bueno, se trataba de disfrutar y lo hicimos. Fue durilla.

Quique dijo...

Ostitu els bttmontgatencs si que sou durs. 90 menuts emputxant la bici calats d aigua,plens de fang i amb mes de 100kms a les cames te un graaaan merit.
Jo vaig tenir mes sort i em va ploure els ultims 5 kms,que el terreny era mes dur o asfaltat.
Felicitats als tres. Si jo hagues sortit dels ultims i em pilla tot el merder nomse com hagues acabat.
Una abracada i ens veiem per aquests curriols de deu.

quique dijo...

Hola, la cronica q has hecho es muy, muy buena. Desde luego real de lo q vivimos ahi. Os vi pq me llamo la atencion el culotte de Catalunya y ademas llegamos en tiempos parejos. Nosotros eramos un grupo de 30 btteros de zgz, q fuimos llegando desperdigados con la opinion como tu de q se les ha ido de las manos.
Personalmente para mi ha sido una gran experiencia y me diverti bastante, en el barrizal antes del asfalto solo buscaba charcos y a todo trapo. Nos pensaremos volver, he oido q cambian de lugar el año q viene.
Por lo menos a pesar de toda hemos acabado bien y contentos.
saludos

Anónimo dijo...

Muy buena David, el año que viene otra, pero el pan...con tomate por Dios!!!!
Salut company!
K

David Fernández Ayuso dijo...

¡Gracias Quique por participar en el blog!, si también estuvisteis en el barrizal entonces sí que te cuadrará perfectamente mi crónica. Los que no lo vivieron (en foromtb) hablan de que "no era para tanto"... Yo creo que sí, fue un desastre hehe.

El culotte que llevaba de Catalunya es la parte inferior de la equipación de la Federació catalana de ciclisme, los fabrica Inverse y como es una marca que esta realmente bien en calidad/precio hay mucha gente que los compra. El culotte no es que tenga un super diseño pero la chaqueta que compré o el maillot son bonitos.

Saludos mañicos!

Respondo al otro Quique ahora! (Todos os llamáis quique!). Merci per contestar, havia'm si ens veiem per la muntanya si, el corriol que ens vas ensenyar per anar del camp de tir a la creu de Can Boquet ara el faig sempre que passo per allà, tant de pujada com de baixada, aixì m'evito la pista aburrida.

Señor K!! merci per contestar, las cosas épicas, con amigos, son más épicas hehe.

JORDI M. dijo...

Me gusta, te mojas opinando. Estoy contigo en todo.a veces vale la pena acotar inscripcion y dar garantias de servicio.
Pero enhorabuena finishers.os habeis ganado un seguidor nuevo

Jabalibikers.com

Montpedrós BTT dijo...

Muy buena crónica.
Como vosotros, nosotros también disfrutamos del barrizal..
Y lo peor es que se acabo la cerveza.

Os cito en nuestro blog.

Salud y pedales.

Montpedrosbtt

kuo dijo...

Me ha gustado mucho tu crónica, soy de Asturias y estoy empezando a cogerle gusto a la btt y quería felicitarte por tu blog. Ah por cierto me llamo Alex. Un saludo.

kuo dijo...

Por cierto aquí tenemos una buena marcha en septiembre, lo llaman el desafío. Haber si os animáis!!!.

David Fernández dijo...

Hola Alex!

Gracias por escribir!

Asturias es uno de los paraísos bikers donde algún día tengo que ir a hacer alguna ruta. La he visitado varias veces con la família y es una tierra que me encanta.

Anónimo dijo...

Oleee. Este año la.keremos hacer una colla k salimos juntoa a entrenar . Y esta narracion nos va a yudar seguro. Gracias

David Fernández dijo...

Me alegro compañero. A mi, la experiencia me gustó mucho.

Anónimo dijo...

Vaya experiencia, y decir la verdad es lo mejor.